Es posible que últimamente hayas oído hablar del término comercio de proximidad, es una práctica que ha vuelto a ser tendencia, y cuando decimos que ha vuelto significa que hace muchos años ya empleábamos este tipo de comercio, mucho antes de la aparición de las grandes superficies.

La gran mayoría de las personas, cuando necesitan adquirir bienes o servicios, suelen acudir a grandes superficies para realizar sus compras, sin embargo esto supone un gasto innecesario de tiempo y dinero en desplazamientos, imagínate la cantidad de horas que destinas al año al desplazarte al centro comercial cada vez que necesitas hacer la compra o adquirir nuevos productos.

¿Qué pretende el comercio de proximidad?

El comercio de proximidad tiene como objetivo que podamos abastecernos de los productos que necesitamos día a día sin necesidad de salir de nuestro propio barrio.

Una vez imaginamos este escenario todo lo que puede ofrecernos son ventajas, ya que consumiendo en los comercios que tienes ubicados en tu barrio a su vez estás favoreciendo la economía de cientos de familias que a su vez viven o consumen en el mismo, es un ciclo donde los beneficiados podemos llegar a ser nosotros mismos indirectamente.

¿El comercio de proximidad es bueno para el medio ambiente?

Como hemos comentado antes, pretendemos minimizar los traslados a grandes superficies para realizar nuestras compras diarias, por lo tanto haríamos menos traslados y gastaríamos mucha menos gasolina.

A simple vista no parece un gran ahorro, pero hay que imaginarse la cantidad de viajes evitables que podemos llegar a hacer en un año, y multiplicarlo por la gran cantidad de personas, ya no de tu barrio, si no de toda la ciudad que se desplazan a realizar pequeñas compras del día a día a la otra punta de la ciudad.

No estamos en contra de las grandes superficies, pero sí que estamos a favor de optimizar nuestros recursos, enriquecer tu barrio, no realizar viajes innecesarios y descubrir que puedes abastecerte del mismo modo e invertir menos tiempo en ir caminando o en bicicleta a realizar tus compras (que además de ecológico es mucho más saludable)

Ventajas del comercio de proximidad

Si tienes claro lo que necesitas comprar y puedes adquirirlo en tu barrio, evitarás caer en la tentación de comprar productos que no necesitas. ¿Cuántas veces has ido a comprar algo en concreto y terminas con infinidad de productos que no necesitabas?

Encontrarás productos que únicamente puedes conseguir en comercios locales, ya sean productos artesanales, servicios personalizados, una mejor atención o incluso frutas o productos elaborados en tiradas pequeñas.

Estarás incentivando a la economía local, y no solo es que muchas familias de tu barrio viven de los ingresos de los comercios que tienen ahí ubicados, es que además estarás fomentando a que tu barrio siga siendo un lugar comercial, lleno de escaparates y lugares donde poder adquirir bienes y servicios (y así evitar que se conviertan en simples barrios residenciales), haciendo de estas zonas lugares mucho más amigables para vivir además de revalorizar la zona.

Categorías: Uncategorized

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *